“poner las cartas sobre la mesa en términos de proyecto”

Publicado: 27 de agosto de 2012 en Uncategorized

Imagen

A dos meses del golpe parlamentario, Fernando Lugo analiza  las posibles causas que llevaron al golpe, el rol de los movimientos sociales del país y tambien evalúa los años de su gobierno.

– ¿Cuáles son las causas que llevaron a que se haga este golpe parlamentario en Paraguay?

Hay una acumulación de análisis en las causas por las cuales hubo un golpe. Inclusive podemos hablar de una causa remota. Yo estoy convencido que la polémica que se desató de la misma candidatura está dentro de las causas remotas. Nadie se podía dar la idea que un ex cura de la teología de la liberación podía ser candidato. Se sostuvo la dificultad de la candidatura y después, asumir. Hubo muchas voces de los partidos tradicionales, de la oligarquía Paraguaya, que no me daban mucho tiempo de vida en el gobierno.

Creo que esa causa remota tiene que ver con la procedencia de la candidatura. Nosotros hemos roto la presidencia de un partido hegemónico que tenía más de 62 años. Y por otro lado, yo no vengo de la militancia política, de la experiencia política. Como suelo decir, yo soy un sapo de otro agujero, en el quehacer político de los partidos tradicionales sobre todo.

Y como decía ayer, la embajada americana en el 2009, a meses de asumir, ya constataba la información de que estaba en ciernes un juicio político a Fernando Lugo.

La diferencia también en la práctica política nuestra, sobre todo poner el sello de unas políticas sociales diferenciadas. En la práctica política paraguaya, los partidos políticos tradicionales, tiene dos grandes ejes: el clientelismo y el prebendalismo. Nosotros de alguna manera hemos roto también eso. Y el último acto de romper el clientelismo de los partidos tradicionales, fue la negativa, desde la presidencia, a dar 50 millones de dólares para la justicia electoral, donde trabajaban 12 mil operarios políticos que cobraban sin trabajar. Y yo creo que ahí eso llenó el vaso.

Por eso digo que creo que hay una causa remota que venía de tiempo, y creo que de alguna manera crearon un evento más que fue la matanza de campesinos y policías en Curuguaty, como el elemento desencadenante del juicio político.

Es decir, por un lado la práctica política, por otro lado la procedencia, por otro lado la diferencia de nuestras políticas sociales. Todo unido eso a que no se podía dar mucho espacio a la izquierda paraguaya, a los movimientos sociales, a una práctica política diferenciada que viene a ocupar un tercer espacio dentro de los partidos políticos tradicionales.

– ¿Qué relación tiene la embajada norteamericana con todo esto?

Yo suelo decir que en Estados Unidos no hay golpes de estado porque no hay embajada americana. Estados unidos todavía no reconoce a este gobierno. Yo no tengo elementos para decir que esto fue impulsado, motivado, por la embajada americana como en otras partes del continente históricamente ha sucedido.

Los partidos políticos tradicionales, algunos intereses económicos muy grandes, muy burdos como multinacionales como Río Tinto, Monsanto, la implementación de semillas transgénicas en Paraguay, la negación al impuesto de la soja, la patria sojera, son elementos políticos muy fuertes que creo que han tenido también su implicancia en este golpe de estado.

– ¿Cuáles son las autocriticas que hace de su gobierno?

La primera autocritica es que no teníamos muchos espacios en el congreso. La gobernabilidad se nos hizo cuesta arriba desde el primer día de gobierno. Muchos de los proyectos que teníamos, como la reforma agraria, fueron truncados. Desde el congreso le han puesto candado a ciertas expropiaciones, para tener proyectos de desarrollo rural sustentable, con los campesinos sin tierra sobre todo.

La constitución del 92, después de la larga noche de la dictadura paraguaya de más de 35 años, hizo que la construcción del gobierno fuera parlamentarista. No parlamentarista al estilo europeo. Es presidencialista pero con un fuerte poder dentro del parlamento, y nos seguían acogotando. Por ejemplo, nos dieron un presupuesto con un déficit de 80 millones de dólares ¿De donde podíamos sacarlo? Simplemente nos estaban diciendo que no cumplamos con los compromisos que teníamos, porque no había fondos para cubrir ese presupuesto que venía del parlamento.

Yo creo que aparte de la falta de presencia e iniciativa en el parlamento, quizás nos fato el nexo entre el poder ejecutivo y el parlamento, que es el vicepresidente, y creo que esa es una de nuestras grandes falencias. No ha conseguido ninguna de nuestras leyes, no ha peleado por los proyecto del poder ejecutivo. Es más, se ha embarcado en esa empresa golpista como ya es de público conocimiento.

– ¿Qué rol cumplieron los movimientos campesinos y sociales en el apoyo a su gestión y posteriormente en la resistencia al golpe?

Yo creo que se ha dado una gran madurez en los movimientos campesinos y en los movimientos sociales también. Creo que las conclusiones del foro social reflejan eso, que tienen una visión mucho más profunda y hacia el horizonte que incluso algunos líderes políticos. Por eso creemos que los movimientos sociales y campesinos tuvieron una gran madurez en aceptar los tiempos procesuales del gobierno nuestro, pero sin dejar de ser críticos. Yo creo que ha sido una mutua lección aprendida, desde los movimientos y también desde el gobierno en este diálogo constante, que a veces se caldeaba, como tiene que ser cuando hay divergencias, pero siempre de una gran comprensión y madurez hacia el proceso.

– ¿Qué perspectiva ve de acá a un futuro, por un lado en el plano electoral pero también en términos de proyecto estratégico para el campo popular en Paraguay?

Paraguay nunca tuvo una gran articulación de los movimientos sociales, campesinos, obreros, movimientos de izquierda y yo creo que se me ha dado una gran oportunidad. Una oportunidad que no se debe perder. Yo creo que  y se tiene que dar una gran alianza estratégica entre los movimientos, partidos. Que sea no excluyente y que podamos apostar todos juntos hacia un proyecto común inspirado en los ejes programáticos que hemos recogido de la ciudadanía para poder hacer nuestro programa de gobierno.

Una oportunidad sobre todo. Una oportunidad desafiante que no es fácil, por lo menos en Paraguay. La coordinación, la articulación, aglutinar, consensuar no es fácil cuando muchas veces la misma sociedad paraguaya esta polarizada en diferentes facciones.

– En el marco de esta proyección, ¿qué figura podría encarnar ese proyecto? ¿Usted, algún otro referente?

Nosotros sabemos de experiencias muy negativas de liderazgo y algunos de los partidos tradicionales siguen todavía con esa mentalidad. La famosa frase del “único líder”, que tenía una solución a todo, que era el que dictaba lo que había que hacer. El que decidía por los demás, que era el único que pensaba y tenía poder para decidir. Nosotros estamos ensayando, de hace mucho tiempo, desde que estamos en el gobierno, la experiencia de un liderazgo colectivo. No es fácil, pero nada dice que es imposible.

Yo creo que el Paraguay ya tiene en los movimientos sociales grandes líderes, y que lo único que falta es sentarnos y poner las cartas sobre la mesa en términos de proyecto, en términos de programa, en términos de personas inclusive, y poder consensuar ese frente grande de movimientos progresistas dentro del país. Y sobre todo creo que debe ser en torno a un proyecto de liderazgos colectivos, que se puede ensamblar un gran proyecto de país.

– En este proyecto de país que está esbozando el Frente Popular Paraguayo, ¿qué lugar tiene la integración latinoamericana? Por ejemplo el caso del ALBA.

Recién estaba leyendo el origen del Foro de San Pablo, en donde después de la caída del muro de Berlín, después de llegar a una etapa del socialismo real, Lula y Fidel dan la idea de abrir el campo de encuentro de los movimientos progresistas, de izquierda, de matriz socialista, donde en América Latina hay mucha divergencia.

Creo eso mismo, nosotros lo valoramos mucho en Paraguay. Paraguay es geográficamente mediterráneo y no queremos ser mediterráneos culturalmente. Menos aún económica y políticamente. Nuestro gobierno se basó y apostó fuertemente por la integración latinoamericana. Por un MERCOSUR social que se encuentre con sindicatos, con los movimientos sociales de la región. Y creo en que lo que decía Tabaré del Mercosur, que tiene que estar imbuido de ciudadanía. Tiene que estar lleno de experiencias que realmente puedan tener el rostro latinoamericano

Creo que experiencias como el  ALBA son experiencias gérmenes en las que se puede leer no solo la carga ideológica sino también la carga de un proyecto regional. Nosotros hemos dicho en las grandes cumbres que hay problemas comunes que no afrontamos comúnmente todavía. La criminalidad, el narcotráfico, la ilegalidad, las migraciones, son temas a los que cada país está intentando dar respuestas parciales y creo que proyectos políticos comunes de la región deberíamos afrontar también de manera colectiva la respuesta a este interrogante que nos da la sociedad moderna.

– Estas problemáticas que usted nombra (el narcotráfico, la criminalidad), muchas veces se han usado para llevar a cabo políticas que afectan a los sectores populares. ¿Cómo entiende estas luchas desde la perspectiva del pueblo? Con el ejemplo de la aprobación de leyes antiterroristas.

Yo creo que el punto de origen es muy cuestionable. ¿De dónde salen estas leyes? De organismos internacionales, son requisitos para garantizar préstamos. Creo que tienen que tener la otra versión, lo que dice nuestra constitución nacional. Todas las leyes deben tener origen ciudadano, popular, de la gente. Que sea la ciudadanía la que pueda presentar proyectos de leyes y que no sean solo los parlamentarios los que tengan el poder de dar la ley que el país necesita. Yo creo que esa es un veta que no se ha explotado lo suficientemente. Muy pocas leyes han tenido origen popular, y esa es la mejor garantía de que las leyes no sean aplicadas en contra de la ciudadanía, que tiene derecho de una vida digna y de sobrevivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s